Novedades

¿Por qué no se recomiendan las dietas?

Las dietas populares que sueles encontrar en internet tienen como principal característica ser drásticas, lo que podría poner en riesgo tu salud.

El sobrepeso y obesidad son dos problemas presentes en los adolescentes; sin embargo, muchos caen en la idea de hacer dietas extremas para poder perder kilos más fácil y rápidamente y, aunque efectivamente, eso pasa no es la mejor forma de hacerlo, tu salud corre muchos riesgos, checa:

- Tu cuerpo no puede dejar de recibir vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos y hasta calorías, cada una es necesaria. De acuerdo a tu edad, peso, estatura y sexo, requerirás una cantidad específica, por lo tanto ninguna dieta impersonal será la mejor para ti.

- Ponerse a dieta una semana o dos porque vas a salir de vacaciones y quieres presumir el bikini es ¡pésimo! Lo que pasará después de esas semanas es que recuperarás el peso que perdiste y ¡hasta kilos de más! Lo que se conoce como ?rebote?.

- Si haces este tipo de dietas comenzarás a tener muy mala digestión, por lo que te sentirás mal del estómago constantemente.

- Tu cuerpo puede presentar una descompensación extrema, lo que te hará terminar en el hospital.

- Hay chicas que presentan problemas hormonales como efecto, incluso, llegan a perder la menstruación en ocasiones.

- Te sentirás sin energía y con mucha fatiga; sin embargo, por las noches se presentan casos de insomnio.

- Es probable que sientas fría la mayor parte del tiempo debido a la falta de calorías.

- Contrario a lo que crees, aumentará tu apetito y antojo de alimentos altos en grasas. Al mismo tiempo que tu metabolismo se alenta.

- Se te puede caer el cabello en exceso, así mismo las uñas presentan quiebres constantes y puedes notar manchas en el rostro.

 ¡Sé saludable!

 Hay dos palabras claves para lograr tener un peso saludable sin siquiera hacer sacrificios; comer sanamente tres veces al día e incluir dos colaciones, una entre el desayuno y comida y otra entre la comida y la cena; el ejercicio es básico, mantener una vida sedentaria puede, incluso, arruinar tu buena alimentación, por lo que puedes comenzar a subir de peso sin aparente razón, sal a correr, caminar, realiza algún tipo de actividad cardiovascular y sé constante.

Las dietas milagrosas son muy perjudiciales para la salud, jamás se recomienda realizar una de este tipo, ¡evítalas a toda cosa! Visita a un nutriólogo si quieres comenzar un régimen alimenticio ideal para ti.